VEGETACION YFLORA DE LA ZONA COMPRENDIDA ENTRE LOS VILOS Y LAS SALINAS

Borde costero y valles interiores

Es curioso, como la mayoría de la gente desconoce el nombre de las plantas, aún con aquellas con las que tienen un contacto frecuente en los jardines de las casas, de parques y plazas. A menudo escuchamos en esos lugares preguntar ¿Qué planta es esa? o ¿Cómo se llama esa flor?. Esta situación se acentúa en el caso de las plantas silvestres y por consiguiente, existe un desconocimiento de la situación de conservación en que se encuentran.

Muchas veces, cuando observan una hermosa flor, algunas personas - especialmente los niños - no resisten la tentación de cortarlas para adornar los floreros de las casas, o más aún, de sacar la planta entera para ponerla en sus jardines, lo que generalmente produce un daño inútil, pues cuando una planta se encuentra en floración, no es el mejor período para su transplante. Si bien algunas especies se encuentran en abundancia y no sufren demasiado al cortar algunas pocas flores, esto se debe hacer racionalmente para no dañar su ciclo de reproducción y así seguir disfrutando de su belleza en los años venideros. El no permitir que las flores produzcan sus semillas y que éstas se distribuyan en el medio para producir nuevas plantas, puede conducir a que esa especie desaparezca, especialmente aquellas que se encuentran en forma escasa o que tienen un ciclo de reproducción lento. Si se desea tener estas flores en los jardines, es menos dañino, recolectar algunas pocas semillas y tratar de reproducirlas, consultando libros o a personas calificadas. Además , el cortar algunas plantas, que por ser venenosas como la Centella y algunos hongos o urticantes como la Ortiga caballuna, pueden producir molestias muy desagradables que es necesario prevenir, por lo que es prudente no manipular cualquier planta si no la conocemos.

Igual que en otras partes de mundo, en Chile la pérdida de la diversidad biológica o biodiversidad es alta y la zona a la que hacemos referencia no escapa a esta situación. De hecho, en el “Libro rojo de los sitios prioritarios para la conservación de la diversidad biológica en Chile” de CONAF, Ministerio de Agricultura, los sitios del Cero Santa Inés y Los Molles han sido clasificados con prioridad II de las cuatro categorías en que han dividido los sitios que debieran ser protegidos en nuestro país, por su relevancia, su estado de conservación y por el interés de los recursos que encierran. CONAMA ha clasificado la zona de Los Molles con prioridad I. Es por ello que OTARIA está realizando algunas acciones en la zona, que puedan motivar a todos los grupos de interés, como los organismos estatales competentes, los propietarios de la tierra, las comunidades residentes y veraneante, así como también a los que visiten el lugar como turistas ocasionales, con el objeto de establecer estrategias de conservación y acciones de protección que lleven a preservar el hermoso jardín natural que allí encontramos y con el que el visitante se deleita cada año. Esto también es válido para los otros recursos naturales que encontramos en este lugar.

Proporcionar información a los grupos de interés es una de las acciones principales de Otaria, y este sitio web está orientado en ese sentido. En él, se mostrarán fotografías de aquellas plantas de flor, con alguna información muy general, como los nombres populares y científicos, la época en que puede observar las distintas flores, cuál es su situación de conservación y algunos otros detalles, que le permitan adquirir

En esta sección, que no pretende ser un documento científico o una guía de campo, se mostrarán fotografías de las principales plantas de flor que el visitante puede encontrar con mayor frecuencia en la zona comprendida entre Los Vilos y Las Salinas, principalmente en Los Molles, tanto de la zona costera como de los valles interiores y se proporcionará una información general, de su estado de conservación, cómo poder propagarlas (en las que se disponga de la información) y algún otro aspecto que parezca de interés, como usos en medicina popular y los riesgos de la manipulación de algunas especies. Esto proporcionará, a los residentes y visitantes, un mejor conocimiento de las plantas del lugar, para que puedan disfrutar mejor de su belleza, y lo que es muy importante, despertar su interés en conservar el entorno en el que viven o realizan su visita. Si se desea ahondar en el conocimiento de las especies mostradas, pueden consultar la bibliografía utilizada para preparar este artículo y que se indica al final del mismo.

Pocos lugares de las zonas costeras de nuestro país, presentan la diversidad de la flora que ofrece cada año, la parte más austral del Norte Chico, especialmente Los Molles y sus alrededores. Allí, las plantas de flor constituyen la mayor parte de la vegetación, siendo algunas endémicas de la zona, como el Lúcumo silvestre (Pouteria splendens) y la Mariposa de Los Molles (Alstroemeria pelegrina), otras propias de Chile central e incluso algunas introducidas en nuestro país desde otras regiones.

Como en otros lugares, la mayor cantidad de especies florece en la primavera. Sin embargo, algunas especies florecen tempranamente después de las primeras lluvias, como se describe más adelante y otras pueden florecer durante todo el año, dependiendo de la disponibilidad de agua, como el Palo de yegua (Fuchsia lycioides). El inicio de la floración en las distintas especies, depende de las variaciones de las condiciones climáticas de cada año, pero el orden en comienzan a aparecer, permanece más o menos constante. Las primeras en aparecer, son la Flor de mayo (Oxalis mallobolba) que después de las primera lluvias (mayo, junio), cubren de amarillo los suelos de la zona. Muy pronto después, florece la Añañuca de fuego (Phycella ignea),. A comienzos de agosto ya tenemos más flores, como el Vinagrillo amarillo (Oxalis cernua), la Malla (Tropaeolum brachyceras) la Chamicilla o Manzanilla cimarrona (Bahia ambrosioides), la Salvia blanca (Sphacele salviae), el Ñuño (Sisyrinchium junceum), la Ortiga caballuna (Loasa tricolor), la Flor de la culebra (Fumaria officinalis), la Flor del bigote (Bipinnula fimbriata) y algunas otras. Al terminar el mes, observamos entre las rocas los hermosos Quisquitos Rosados (Neoporteria chilensis y Neoporteria subgibosa), el Quisco (Trichocereus chilensis). Los campos se llenan de la Cebolleta (Fotunatia biflora), de la hermosa Violeta de hojas largas (Tecophilaea violaeflora), del fuerte amarillo del Senecio blanco (Senecio berteroanus) y del Dedal de oro (Eschscholtzia californica), la Azucena del diablo (Phycella bicolor), la Hierba santa (Stachys grandidentata), el Rábano silvestre (Raphanus sativus) la Verbena blanca (Verbena porrigens), el Suspiro del mar (Nolana paradoxa), el Azulillo (Pasithaea coerulea), Ajicillo, Barba de viejo, Blanquillo, Quilloi-quilloi, por nombrar algunas de las más frecuentes.. Desde septiembre hasta el verano, aparecen una gran cantidad de flores, entre las que podemos destacar el Chagual (Puya chilensis), el Chagual chico (Puya venusta) el Huilmo amarillo (Sisyrinchium gamminifolium), el Maicillo (Solenomelus pedunculatum), la Huasita (Clarkia tenella), la Pata de guanaco (Cisthante grandiflora ) el Tahay (Calydorea xiphioides), los Huillis (Leucocoryne ), las Añañucas y muy especialmente, las hermosas Alstromerias, como el Lirio del campo (Alstroemeria Pulchra), la Pelegrina o Mariposa de Los Molles (Alstroemeria Pelegrina), los Lirios costeros (Alstroemeria cummingiana, y otros) y muchas otras especies como se puede apreciar en las fotografías que se muestran a continuación.

BIBLIOGRAFÍA

Riedemann, P., Aldunate G., Flora Nativa de valor ornamental. Chile. Zona centro, Editorial Andrés Bello, 2001

Hoffmann, A., Flora silvestre de Chile. Zona central, Editorial Fundación C. Gay, 1980

Muñoz, M., Flores del Norte Chico, Editorial Municipalidad de La Serena, 1985

Muñoz, M., Moreira, A., Alstroemerias de Chile. Diversidad, distribución y conservación. Taller La Era, 2003

Teillier, S., Zepeda, H., García, P., Flores del desierto de Chile, Marisa Cuneo Ediciones, 1998

Montenegro, G., Chile, nuestra flora útil, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2000

Grau, J., Zixka, G. Flora Silvestre de Chile, Sonderheft 19, 1992

Pinto, R., Oasis de niebla, Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi SCM, 1997

Alvarez, J., Streeter, M.A., Flores silvestres chilenas. Mirando desde la III a la VI Regiones, Ediciones Taller Gráfico Los Vilos, 2003

Sergio Elórtegui Francioli, Las dunas de Concón. El desafío de los espacios silvestres urbanos, Taller La Era, 2005

Lund Ducheylard, Rosemarie, Flora del cabo de Los Molles (Chile, Región de Valparaíso). Riqueza de especies nativas y alóctonas, asilvestradas, como indicadores de perturbación, Estudio Monográfico para optar al Grado Académico de Licenciatura en Ciencias y Artes Ambientales, Escuela de Ecología y Paisajismo, Facultad de Arquitectura y Bellas Artes de la Universidad Central, 2002

 

GALERIA DE FOTOS

(Haciendo click en cada una de la fotos, encontrará más fotos e información sobre la especie)

 
ARBOLES Y ARBUSTOS
 
 
 
Alhuelahuén
Sphacele chamaedryoides
 
Barba de viejo
Ageratina glechnophylla
 
Capachito de hoja larga
Calceolaria integrifolia
Chagual
Puya chilensis
Chagual chico
Puya venusta
Chupalla
Eryngium paniculatum
Colliguay
Colliguaja odorifera
Coralillo
Licium chilense
Corontillo
Escallonia pulverulenta
Hierba de la perlilla
Margyricarpus pinnatus
Manzanilla cimarrona
Bahia ambrosioides
Mira-mira
Gochnatia foliosa
Mitique
Podanthus mitiqui
Molle
Schinus latifolius
Palo colorado
Pouteria splendens
Palo de yegua
Fuchsia lycioides
Quebracho
Senna candolleana
Quillay
Quillaja saponaria
Quintral
Tristerix verticillatus
Quintral del quisco
Tristerix aphyllus
Salvia blanca
Sphacele salviae
Salvia macho
Aristeguietia salvia

Tabaco del diablo
Lobelia excelsa

Tabaco del diablo
Lobelia polyphyla
 
TREPADORAS
 
Arvejilla
vicia sp.
Arvejilla
Vicia vicina
Arvejilla amarilla
Adesmia papposa, var. radicifolia.

Hierba loca
Astragalus amatus

             
Calabacillo
Sicyos baderoa
Clarincillo
Lathyrus hookeri
Corehuela blanca
Convolvulus arvensis
Correhuela
Convolvulus chilensis
Malla
Tropaeolum brachyceras
Sahumerio
Tweedia confertiflora
Soldadito
Tropaeolum tricolor
CACTOS
Cacto ácido
Eulichnia castanea
Cacto rosado
Neoporteria subgibosa
Chilenito
Neoporteria chilensis
Quisco
Echinopsis litoralis
Quisquito
Neoporteria horrida
Quisquito
Neoporteria curvispina
FLORES
Ajicillo
Alonsoa meridionalis
Amapola
Papaver somniferum
Almizcle
Moscharia pinnatifida
Amor seco
Bidens pilosa L. var. alausensis
Añañuca
Rodophiala advena
Añañuca de fuego
Phycella ignea
Azucena del diablo
Phycella bicolor
Apio costero
Apium sellowianum
Azulillo
Pasithea coerulea
Blanquillo
Leucheria cerberoana
Borlón de alforja
Polyachyrus poeppigii
Buchú
Haplopappus paucidentatus
Cachanlagua
Veronica persica
Cachanlagua
Centaurium cachanlahuen
Cachicabra
Haplopappus foliosus
Calabacillo
Silene gallica
Cardilla
Carthamus lanatus
Cardo mariano
Silybum marianum
Cardo penquero
Cynara cardunculus
Cebolleta
Oziroe arida
Centella
Anemone decapetala
Chamico
Datura stramonium
Chicorea
Cichorium intybus
Chocho del campo
Lupinus microcarpus
Cicuta
Conium maculatum
Clonqui
Ambrosia Chamissonis
Contrayerba
Stemodia chilensis
Core-core
Geranium berterianum
Culle rosado
Oxalis articulata
Cuncuna
Phacelia secunda
Dedal de oro
Eschscholzia californica
Doca
Carpobrotus aequilaterus
Esparto
Solanum maritimum
Falso té
Bidens aurea
Flor de la culebra
Fumaria agraria
Flor de la culebra
Fumaria officinalis


Flor de la plumilla
Trichopetalum plumosus
Flor de mayo
Oxalis mallobolba
Flor de San José
Oenothera sp.
Flor del bigote
Bipinnula fimbriata
Flor del minero
Centaurea chilensis
Hierba de la apostema
Oenothera acaulis
Hierba del chancho
Hypochoeris sp.
Hierba de la piñada
Stenandrium dulce
Hierba mora
Solanum furcatum
Hierba Santa
Stachys grandidentata
Hierba sosa
Sarcocomia fruticosa
Huasita
Clarkia tenella
Huilli
Leucocoyne ixioides
Huilli de coquimbo
Leucocoryne coquimbensis
Huilmo amarillo
Sisyrinchium gramminifolium
Huilmo blanco
Sisyrinchium cuspidatum
Huilmo rosado
Olsynium scirpoideum
Lirio costero
Alstroemeria cummingiana
Lirio costero
Alstroemeria diluta
Lirio costero
Alstroemeria hookeri ssp.hookeri
Lirio costero
Alstroemeria hookeri ssp.recumbens
Lirio costero
Alstroemeria hookeri ssp.recumbens
Maicillo
Solenomelus pedunculatus
Malvavisca
Lavatera assurgentiflora
Malvilla
Cristaria pinnata
Malvilla
Cristaria aspera
Manzanilla
Matricaria chamomilla
Manzanilla
Helenium glaucum
Manzanillón
Chrysantemum coronarium
Mariposa del campo
Alstroemeria pulchra var. maxima
Mariposa del campo
Alstroemeria magnifica var. sierrae nov. stat.
Mariposa del campo
Alstroemeria magnifica spp. magnifica
Mariposa del campo
Alstroemeria magnifica spp. magenta
Mariposa del campo
Alstroemeria pulchra spp. Pulchra
Melosa
Madia sativa
Metrín
Camissonia dentata ssp. litoralis
Mirabilis sp.
Hierba del paño
Verbascum tapsus

Mitrún
Verbascum virgatum
Monina
Monina angustifolia
Monina rosada
Monina angustifolia
Ñancolahuén
Linum aquilinum
Ñilhue
Sanchus oleraceus
Nothoscordum borbonicum
Nuil
Brachystele unilateralis
Ortiga caballuna
Loasa tricolor
Ortiga caballuna blanca
Loasa pallida
Palito negro
Heliotropium stenophyllum
Papa cimarrona
Solanum maglia
Pata de guanaco
Cisthante grandiflora
Pelegrina
Alstroemeria pelegrina
Pichoga
Euphorbia portulacoides
Pimpinela azul
Anagallis arvensis var. coerulea
Quilloi-quilloi
Stellaria cuspidata
Rábano silvestre
Raphanus sativus
Relojito
Erodium moschatum
Relojito
Erodium cicutarium
Rubí
Mirabilis sp.
Seillera radicans
Senecio blanco
Senecio cerberoanus
Solanum heterantherum
Sosa brava
Nolana crassulifolia

Sosa brava hoja chica
Nolana sedifolia
Suspiro del mar
Nolana paradoxa
Tahay
Calydorea xiphioides
Topa-topa
Calceolaria petiolaris
Topa-topa
Calceolaria corymbosa
Toronjil cuyano
Marriubum vulgare
Trébol rosado
Trifolium polymorphum
Verbena blanca
Glandularia porrigens
Vinagrillo amarillo
Oxalis cernua
Vinagrillo gordo
Oxalis carnosa
Violeta de hojas largas
Tecophilaea violaeflora
Viudita
Conanthera campanulata